viernes, 11 de mayo de 2007

La Valse


¿Un homenaje al vals vienés muy a su estilo? ¿Una alegoría a la caída del Imperio Austro-húngaro utilizando uno de sus símbolos musicales?... o acaso una simple pieza que tomó un género popular para mostrar sus grandes dotes técnicas?

Maurice Ravel pudo pretender cualquiera de estos objetivos. El hecho es que para 1920 consiguió una de sus mejores obras para los ballets que Sergei Diaghilev presentaba en París. Sin embargo el empresario llegó a decir: "Ravel es un gran compositor, pero esto no es un ballet, es la pintura de un ballet".

Tal vez por esto la partitura de Ravel se ha hecho más conocida en la sala de conciertos que en una representación coreográfica, incluso contra el título expreso de "Poema Coreográfico" que le puso finalmente el compositor.

Como sea, la música es excelente, partiendo de un ambiente lúgubre, con el tema principal formándose de a pocos, para finalmente estallar luminoso. Con el desarrollo empieza el drama, casi se podría decir el declive, la caída del vals. Una obra muy del siglo XX que nos muestra todo el talento del gran compositor francés.

Les dejo un enlace para que puedan apreciar la excelente versión de Pierre Boulez al frente de los Berliner Philharmoniker:

3 Comentarios:

A la/s 12:45 p. m., mayo 14, 2007, Blogger paula dijo...

Tu blog me parece... sencillamente una maravilla. Es como un regalo de esos que aparecen de vez en cuando un día cualquiera. Gracias.........

 
A la/s 4:06 p. m., mayo 14, 2007, Blogger Erthel dijo...

Sobre la obra... estupenda, con motivo te tengo entre los primeros de mis enlaces

 
A la/s 9:32 p. m., agosto 03, 2007, Blogger Doppelgänger dijo...

ja...excelente publicación... Me encantó la foto de la escultura de El Besode Rodin

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal